lunes, 14 de enero de 2013

NICARAGUA: 2013 - continuidad moral, renacimiento nacional

Por toni solo y Jorge Capelán, Tortilla con Sal.
 
Entrando a 2013 es natural mirar una vez más al año que pasó para poder resumir los hechos y tendencias más importantes que podrían ser relevantes para el nuevo año. Casi todas y todos los periodistas y escritores nacionales que han reflexionado sobre el 2012 se enfocaron en acontecimientos secundarios de la política y la economía los que giraron alrededor de dos hechos transcendentales que ya casi no se mencionan. Muchos otros acontecimientos notables también pasaron sin comentario o con alguna referencia muy escueta.
 
El primer evento de importancia trascendental en 2012 fue la inauguración en enero del Presidente Daniel Ortega por un segundo mandato consecutivo. La inauguración fue fruto de una arrolladora victoria electoral del Frente Sandinista de Liberación Nacional en las elecciones presidenciales y legislativas del 2011. Simbolizó la continuidad por otros cinco años de políticas gubernamentales que priorizan los derechos sociales y económicos de la mayoría empobrecida y un programa exhaustivo de renacimiento nacional en todas las esferas de la vida del país.
 
En el contexto regional, la presencia en la inauguración de invitados internacionales como el Presidente Hugo Chávez de Venezuela y el Presidente Mahmoud Ahmadinejad de Irán junto con los Presidentes derechistas de Guatemala y Haití indicaron la continuidad en la política exterior de Nicaragua. Venezuela es el aliado más importante de Nicaragua en la región. La presencia de Irán señaló el aspecto independiente de las relaciones Sur-Sur promovidas por Venezuela, Nicaragua y sus principales aliados de la Alianza Bolivariana de las Américas: Cuba, Bolivia y Ecuador. Por otro lado, la presencia de líderes regionales de derecha señaló la determinación con que Nicaragua y Venezuela han dejado a un lado sus diferencias ideológicas para promover la unidad regional en América Latina y el Caribe.
 
Todas esas señales presentes en la inauguración del Presidente Daniel Ortega en enero 2012 se confirmaron en los meses siguientes. Nicaragua y Venezuela han apoyado el derecho de Irán de desarrollar la energía nuclear y la posición iraní en apoyo al pueblo de Siria, sujeto a la agresión terrorista patrocinada por los países de la OTAN. A nivel regional, Venezuela, Nicaragua y los demás países del ALBA han demostrado incuestionable solidaridad con Guatemala y Haití para ayudar esos pueblos de superar las catastróficas secuelas de los desastres naturales. Además, Nicaragua coopera estrechamente con Guatemala en el Sistema de Integración Centroamericana.
 
Casi todo que ocurre en el escenario político y económico de Nicaragua se deriva de la continuidad política hecha posible por esa histórica inauguración de enero de 2012. El gobierno ha promovido una legislación decididamente comprometida a lograr la equidad de género como la Ley 779 contra la violencia contra la mujer y la ley que ha fijado que 50% de todas y todos los candidatos para cargos públicos tienen que ser mujeres. Esos y otros avance legislativos similares junto con el ampliamente reconocido éxito de las políticas económicas del gobierno resultaron en otra aplastante victoria electoral en las elecciones municipales en noviembre 2012. En esas elecciones, las y los candidatos Sandinistas ganaron 134 de los 153 municipios del país.
 
El extraordinario éxito político y económico del gobierno Sandinista bajo el Presidente Daniel Ortega durante 2012 indica tanto una consolidación de esas políticas como su extensión durante 2013 y más allá. Esto también es cierto en lo que se refiere a la política externa de Nicaragua. El gobierno del Presidente Ortega insiste en su determinación de mantener relaciones cordiales con los gobiernos del mundo cualquiera que sea su ideología. El choque inicial y la consternación provocadas por la necesidad de otra intervención quirúrgica para el Presidente Hugo Chávez se han tornado en una tremenda ola de solidaridad que ha unido todavía más a todos los países del ALBA en su determinación de completar la segunda y definitiva independencia de América Latina y el Caribe.
 
El segundo acontecimiento trascendental de 2012, con un significado que durará mucho más allá del año venidero, fue la muerte del Comandante Tomás Borge a la edad de 82 años. Tomás Borge fue el último fundador sobreviviente del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Vivió para ser testigo, no solamente del regreso al gobierno del FSLN en el Siglo XXI, sino también para ver al Presidente Daniel Ortega lograr un segundo mandato consecutivo. El Comandante Borge fue el símbolo de la profunda continuidad entre la generación fundadora del FSLN, el sacrificio de los héroes y mártires y las generaciones posteriores.
 
Tomas Borge sigue siendo un arquetipo duradero del auto-sacrificio ideológico y político, de disciplina y determinación, de una lealtad permanente a la causa revolucionaria. Pero además de ese mística revolucionaria, su combinación de una genuina humildad con un gran talento, le dieron un lugar especial en el afecto de gente de todas las convicciones y clases sociales en toda Nicaragua, aún entre antiguos enemigos, como se vio claramente en el tributo póstumo realizado en la Asamblea Nacional. Para sus colegas más jóvenes y para la generación en desarrollo de la Juventud Sandinista, Tomás Borge es una figura altamente cohesiva moral y políticamente que une las luchas históricas del Siglo XX a los muy diferentes retos del Siglo XXI.
 
Otro acontecimiento de importancia trascendental, y que también se originó en el Triunfo Revolucionario de 1979, ocurrió a finales de 2012. Fue en 1980 que la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional declaró nulo el Tratado de 1928 que cedió los derechos territoriales de Nicaragua sobre la isla de San Andrés a Colombia. Desde 1980 hasta 2012, cada gobierno nicaragüense, de toda ideología, persiguó el legítimo reclamo de Nicaragua para su territorio en el Caribe.
 
Fue hasta diciembre 2012 que se logró que la Corte Internacional de Justicia reconociese finalmente los derechos de Nicaragua a una extensa área marítima en el Caribe y los recursos que contiene. Con ese fallo, Nicaragua recuperó miles de kilómetros cuadrados de océano en los cuales los buques pesqueros nicaragüenses se encuentran faenando y en cuyo subsuelo se realizan obras de prospección petrolera, análisis científico e investigaciones ambientales. Esos hechos han sido consistentemente silenciados por los medios occidentales que sólo reportan los (vacíos) gestos de Colombia que alega desconocer ese fallo pero que en la práctica respeta.
 
Esos tres acontecimientos en 2012 se unen histórica, política y moralmente de una manera indisoluble.
 
Fijan para el futuro previsible un largo período de gobierno Sandinista. Ese período de gobierno efectuará una verdadera resurrección de Nicaragua que transformará para mejor cada aspecto de la vida nacional, desde la la producción agropecuaria, la industria y la infraestructura de todo tipo, pasando por la energía y la tecnología, hasta la educación, la salud, el deporte y la cultura.
 
Una parte crucial de ese renacimiento ha sido la participación dinámica de mujeres talentosas y poderosas en el gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional. El papel de Rosario Murillo ha sido decisivo en fomentar el trabajo en equipo positivo para llevar a cabo de una manera eficaz las complejas decisiones políticas tomadas bajo el liderazgo del Presidente Daniel Ortega. La Presidenta de la Corte Suprema Alba Luz Ramos, la Ministra de Gobierno Ana Isabel Morales, la Ministra del Trabajo Jeanette Chavez, la Ministra de Salud Sonia Castro, la Ministra de Educación Miriam Raudez, la Ministra de la Familia Marcia Ramírez, Judith Silva, Directora del Instituto de Vivienda – el trabajo de estas mujeres y sus numerosas colegas por sí mismo representa un cambio revolucionario irrevocable.
 
Con un promedio de 40% de mujeres en la Asamblea Nacional, Nicaragua se colocó en 2012 a la cabeza latinoamericana y a la vanguardia mundial en cuanto a participación política femenina. Es un hecho reconocido en el Mapa Mundial de la Mujer en la Política 2012 de la Unión Interparlamentaria (UIP), así como por el informe sobre la brecha de género del Foro Económico Mundial que ubica al país en el quinto lugar a nivel global en lo que se refiere a empoderamiento político de las mujeres. En 2012 se aprobó una ley contra la violencia de género de las más modernas en la actualidad, que reconoce casi todas las formas de violencia contra las mujeres, inclusive la violencia psicológica, la patrimonial y la misoginia.
 
2012 fue también un año de importantes avances en el proyecto económico de desarrollo del país. Aparte del ya avanzando proyecto de la gran refinería el Supremo Sueño de Bolívar en la costa del Pacífico del país, se anunció, en septiembre, que la empresa China Continental construirá un canal interoceánico entre el Atlántico y el Pacífico. Ese mismo mes se anunció además la compra de un satélite de telecomunicaciones chino valorado en 300 millones de dólares, que se planea poner en órbita en 2016, llegando así Nicaragua a ser el primer país de Centroamérica con acceso a ese tipo de tecnología.
 
El gobierno Sandinista logró lo que por muchos años había sido un sueño para el desarrollo económico del país en el sector del turismo. En 2012, Nicaragua alcanzó un índice de crecimiento del 10.9% en esa rama, el mayor en América Central, sobrepasando a Belice y a Honduras. Esto es producto de una serie de inversiones, una promoción internacional y una estrategia basada en la promoción del turismo ecológico a pequeña escala. Actividades como el Campeonato Mundial de Surf pusieron al país en el mapa mundial del turismo y un plan nacional de desarrollo sostenible de la actividad hasta el año 2020 garantiza su proyección a mediano-largo plazo.
 
A sólo cinco años del retorno del Frente Sandinista al gobierno en Nicaragua, el país pasó de ser el segundo más desigual de América Latina después de Colombia, a convertirse en el tercero menos desigual después de Cuba y Venezuela. Además, es el segundo país con mayor reducción de la desigualdad social, sólo superado por Venezuela. Es en base a estos logros que el gobierno del Presidente Ortega seguirá cumpliendo con la visión de Sandino, de Carlos Fonseca, de Tomás Borge y los incontables héroes y mártires de la Revolución Popular Sandinista.
 
Esto lo hará trabajando unido, incluso con sus antiguos enemigos en Nicaragua, para asegurar que la sólida acumulación de logros nacionales dure para siempre. A nivel internacional, por medio de la promoción de la integración regional y las relaciones Sur-Sur, Nicaragua y sus aliados del ALBA seguirá construyendo en América Latina y el Caribe su modelo político y económico, único en el mundo, basado en la solidaridad y la cooperación. Ese proyecto inspirado por el socialismo hará completamente irrelevante el corrupto capitalismo corporativo occidental y su fracasado sistema de oligarquía electoral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada