martes, 30 de diciembre de 2014

UE: Una dictadura de ricos

Por Jorge Capelán, RLP/TcS.
Usar al ejército para defender los privilegios de los ricos aplastando las protestas de los pobres es un principio que la más alta dirigencia de la Unión Europea ha elevado al nivel de doctrina, según documentos que diversos medios alternativos y contestatarios han ido desenterrando en los últimos meses.
Las políticas neoliberales crean tales niveles de desigualdad que ya hasta economistas burgueses que se reúnen con Obama como Thomas Piketty lo dicen abiertamente: El capitalismo no es capaz de crear igualdad. Ante esto, los estrategas de la Unión Europea, desde hace años que se preocupan por la multiplicación de las "tensiones explosivas en las capas más pobres de la población."
¿Cómo piensan enfrentar esos problemas? Pues echándole el ejército a los pobres, claro está.
Eso es lo que predican estudios como "Urban Violence and Humanitarian Challenges" (“Violencia urbana y retos humanitarios”) y "Perspektiven für die europäische Verteidigung 2020" (“Perspectivas para la defensa europea 2020”) del Instituto Europeo para Estudios de Seguridad, una agencia de la UE para temas de análisis internacional y de defensa.
En particular el segundo estudio, prologado por la Comisionada para las Relaciones Exteriores Catherine Ashton, lo pone más claro que el agua: Se trata nada más ni nada menos que de "proteger a los ricos de las tensiones y problemas de los pobres".
En un largo artículo de Tomas Ries, catedrático de la Academia de Defensa de Suecia y asesor del ex-canciller del país escandinavo, Carl Bildt, se afirma: "A medida que aumenta la parte de la población mundial que es pobre y está frustrada, las tensiones entre este mundo y el de los ricos aumentará ... ya que difícilmente podremos atacar la causa de los problemas para el año 2020 ... tenemos que poder protegernos".
Ries menciona las huelgas de los recogedores de basura en Nápoles y las de los bomberos en Gran Bretaña como ejemplos de conflictos "amenazantes para la infraestructura" para los que la UE debe prepararse más. El ejército será usado cada vez más seguido para "tareas policiales". De hecho, tanto en Grecia como en España, ya se ha echado mano de los militares para hacer frente a huelgas.
El autor admite que esto puede "ser moralmente cuestionable", pero "no existe otra alternativa".
El diario español Público denunciaba a inicios de noviembre que las tropas del ejército español “han visto reforzado su adiestramiento en tácticas propias de cuerpos policiales para mejorar su capacidad de intervención en revueltas civiles”.
Mientras tanto, en Alemania ya se han construido varios campos de entrenamiento, entre otros una ciudad modelo con 520 edificios en la zona militar de Altmark, en la que tropas de varios países europeos ha entrenado en enfrentamiento de levantamientos populares.
La radio Deutschlanddfunk, que comentó los estudios en el mes de julio, constata que el artículo 222 del Tratado de Lisboa puede interpretarse de tal modo que las fuerzas armadas de los países de la Unión puedan ser enviadas a otros países miembros en caso de protestas sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada